Inicio Quienes somos Colabora Contacta con nosotros PROYECTOS Mañana empieza hoy. II foro mundial de las migraciones La Batalla del Jarama Sinopsis Intervienen Ficha técnica Notas de producción Fotos Vídeos   Artículos de interés FOROS Memoria histórica Ley de inmigración
[Sinopsis]
En el valle del Jarama, situado a sólo quince kilómetros de la capital, tuvo lugar en el mes de febrero de 1937, una de las batallas más trascendentales de la Guerra civil española. En tan sólo diecinueves días murieron entre quince y veinte mil hombres. Fue hasta ese momento, el episodio más sangriento de nuestra guerra. A principio de 1937, la fuerte resistencia republicana en la capital obligó al ejército sublevado a cambiar de estrategia. Los nuevos planes se dirigieron al estrangulamiento de Madrid desde las posiciones del sur, en un movimiento envolvente hacia el este que uniera estas tropas con los batallones situados en la sierra norte de Guadarrama. A ninguna de las dos partes le cabía ninguna duda de que el aislamiento de Madrid provocaría en pocas semanas la caída definitiva del gobierno, trasladado a Valencia a comienzos de noviembre. Ante esta certeza, los dos ejércitos movilizaron lo mejor de sus efectivos humanos y materiales. En tan sólo dos días de Batalla los rebeldes rompieron el frente, controlando todo el valle del Jarama, desde Ciempozuelos y Pinto hasta La Marañosa, aproximándose al objetivo de la carretera de Valencia frente a los pueblos de Rivas y Vaciamadrid. En las siguientes jornadas el ejército sublevado cruzó el río Jarama por diferentes puntos y centraron su ofensiva en la toma de Arganda del Rey y Morata de Tajuña. Los republicanos, que en un principio se habían visto sorprendidos por el rápido avance de los rebeldes, contraatacaron con una dureza inesperada, haciendo retroceder al enemigo en varias posiciones. El ejército republicano al mando de los generales Lister, Gal y Walter, con el importante apoyo aéreo de los aviones rusos -los populares Chatos y Moscas- y los tanques de Paulov, pusieron freno a la potente maquinaria militar de los sublevados. Las Brigadas Internacionales, formadas por voluntarios venidos de todo el mundo para luchar en defensa de la República, intervinieron en la Guerra por primera vez de forma organizada en esta batalla. Su actuación resultaría decisiva para el freno del avance franquista, no tanto por el número de Batallones que participaron como por la formidable disciplina que demostraron sus combatientes. La Batalla del Jarama significó uno de los momentos más álgidos de las Brigadas Internacionales a lo largo de toda la Guerra Civil. Allí dejaron lo mejor de sus fuerzas.